GENERAL
COMUNIDAD
COMUNIQUÉMONOS

Proyecto Educativo Institucional (PEI) Colegio J. Giordano
Protocolo Abuso Sexual REV SRS 31-05
Plan Integral de Seguridad J. G.
Manual Convivencia Escolar
Proyecto de Consumo y Tráfico de Drugas, Alcohol y Tabaco
Normas de Convivencia

“La Educación y la Fe en Nuestros Hijos”

      Los padres somos los primeros responsables de la educación en la fe de los hijos.
      No sólo debemos ocuparnos de proveer  materialmente para  la vida sino de hacerles crecer  en lo espiritual día a día.
      Recordemos que es en la familia, donde se educa y se trasmiten valores a nuestros hijos. En la forma de vivir en todas las circunstancias, los hijos ven como reaccionan sus padres. Y es ahí donde surgen las primeras  lecciones  para que nuestros hijos vivan  la fe en Dios. ¡Es nuestra  tarea!  Y es  confirmada por La Palabra de Dios cuando ella nos dice: “Las enseñarás  a tus hijos y a los hijos de tus hijos” (Deuteronomio 4:9)
      Es importante que los pequeños descubran que Dios está presente en el hogar. Un hogar sano es aquel cuyo ambiente se nutre, crece y se desarrolla la fe en la vida de los hijos y es en  donde se aprenden a hacerse no solamente personas, sino también hijos de Dios.
     De acuerdo a ello la Biblia nos dice: “El hombre bueno,  del buen tesoro del corazón saca buenas cosas;  y el hombre malo,  del mal tesoro saca malas cosas. (Mateo 12:35), es evidente que no se puede omitir la educación del corazón. Es importante dirigir el corazón de los hijos  hacia lo que es correcto y agradable ante los ojos de Dios.
     Las Escrituras insisten en que la responsabilidad de la enseñanza espiritual a los niños es de los padres. Enseñanza incluye formación del carácter, buenos hábitos, instrucción en general para la vida y educación cristiana.
      No podemos dejar esta responsabilidad. Deuteronomio 6:6-9  “Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa…”
      No hay nada más hermoso y satisfactorio que acompañarlos en su crecimiento: tanto luchas como victorias. Tal vez no sepamos muchas cosas, pero el hecho de “estar” con ellos es lo más importante y lo que más valorarán; entonces sí, podrán escuchar nuestras enseñanzas y las recibirán. Más que nada, seguirán nuestro ejemplo.
      Finalmente recordemos que lo más importante, es implantar un profundo amor por Dios en la edad más temprana, antes de que ellos pierdan el amor y la sensibilidad como hijos. La Biblia nos dice que:  “Sin fe es imposible agradar a Dios “(Hebreos 11:6).

 

Atte., 

Pr. Juan  Sandoval A.
Capellán Colegios  Corp. Bta.

Temuco , Octubre del 2014

 

 



 

FOTOGRAFÍAS 2012
FOTOGRAFÍAS 2013

 

contador de visitas